lunes, 12 de septiembre de 2011

Día internacional de la preservación de la capa de ozono


Desde 1995, cada 16 de septiembre se celebra el Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono, en conmemoración de la firma del protocolo de Montreal sobre Sustancias que Agotan la Capa de Ozono. El 19 de diciembre de 1994, la Asamblea General de las Naciones Unidas en la resolución 49/114, con la firma inicial de 29 países, la comunidad mundial se compromete a proteger esta capa disminuyendo la  producción y el consumo de Cloro Fluoro Carbonos (CFC), en la actualidad 160 gobiernos han ratificado el Protocolo.

Esta celebración, es una invitación a la participación en las actividades que permitan eliminar el uso de CFC para proteger la capa de ozono, El ozono es una molécula compuesta únicamente por oxígeno pero hay dos tipos: el que tiene dos átomos O2, que es el que respiramos, y el que tiene tres O3. El O2 no tiene olor ni color, mientras que el O3 tiene color azul, un olor muy intenso e incluso perjudicial para la salud y, además, es mucho más escaso, excepto en la estratosfera donde se encuentra la capa de ozono.

La capa de ozono se encuentra localizada entre los 15 y los 50 kilómetros desde la superficie terrestre, capa conocida como estratosfera, donde se encuentra el 90% del ozono atmosférico, su misión fundamental es proteger toda forma de vida en el planeta, al actuar como un protector solar que limita el paso de las radiaciones ultravioletas, de ahí su gran importancia para nosotros.

Los clorofluocarbonos (CFC) son los principales causantes de la destrucción de la capa de ozono, por mucho tiempo fueron utilizados por el hombre como refrigerantes y en aires acondicionados, como sucedió con el popular freón, como disolventes en productos de limpieza, como elemento propulsor en aerosoles y agente espumante en extintores.

El gran problema generado con el uso de los (CFC), es que luego que este se pone en contacto con los rayos ultravioletas, produce Cloro el cual reacciona con el ozono para finalmente convertirlo en oxigeno y aunque estas emisiones de (CFC) hoy han cesado en gran medida, sucede que el tiempo de vida de el cloro desprendido de una molécula de (CFC), tiene un tiempo de vida que oscila entre los 20 y 100 años por lo que el proceso de destrucción de la capa, continuara por largo tiempo aunque las emisiones cesen en su totalidad.

La disminución de la capa de ozono con la mayor exposición a la radiación ultravioleta, ocasiona graves perjuicios para el hombre como las lluvias acidas, intensificación de smog, perjuicios en el rendimiento agrícola, destrucción de la vida marina, incremento de enfermedades como el cáncer de piel (melanoma con un gran incremento de casos), las cataratas, debilitamiento del sistema inmunológico.

La preservación de la capa de ozono, es de vital importancia para la preservación de nuestra vida y la de todos los seres vivos del planeta, la alarma sobre temas de higiene ambiental está dada y la necesidad de unión y de esfuerzo conjunto de todos los habitantes del mundo, es fundamental para detener las emanaciones de toda sustancia, que provoque efectos nocivos para la salud de nuestro planeta que es la salud de nosotros mismos y de las generaciones venideras.

Tú puedes contribuir a proteger la capa de ozono, por ejemplo, cuando adquieras algún producto (aerosoles, desodorantes, refrigeradores), fíjate que no contengan CFCs y que digan que no destruyen la capa de ozono. Por último protégete utilizando bloqueadores solares y no te expongas al sol más de lo necesario.
www.proyectotierra.com.mx